La Ruta Romántica en Alemania


Los lugares más bellos de Alemania - La Ruta Romántica

La patria delRomanticismo

De Wurzburgo a Füssen: a lo largo de los 366 kilómetrosde de la Ruta Romántica se ensartan destinos de ensueño como perlas en un collar

Alguna vez hemos oído hablar del riachuelo de aguas cristalinas que discurre murmurante, de las casitas de brujas, torcidas y arrugadas, incluso del precioso castillo de Neuschwanstein que domina desde un peñasco, todo nos resulta muy familiar. Sin embargo, no lo hemos oído del mundo real, sino de los libros ilustrados. De los cuentos llenos de caballeros, princesas, de bosques y praderas encantados. Creíamos que todo esto no existía en la realidad. Pero nos encontramos precisamente en medio de un cuento: en la Ruta Romántica, entre Wurzburgo y Füssen, entre el río Meno y los Alpes. Una distancia de 366 kilómetros, así nos indica el GPS. ¡Qué nunca termine este sueño! susurra nuestra voz interior.

Es una celebridad, una estrella: el 93 por ciento de todos los japoneses conocen la ruta turística más popular de Alemania, los brasileños mueren por ella, los estadounidenses y los chinos también. La ruta romántica queda muy cerca: como dama orgullosa nos saluda la ciudad de Wurzburgo desde los viñedos de un verde jugoso y ya estamos adentrándonos en la Edad Media.

La pequeña y graciosa ciudad de Rothenburgo reina desde una cuesta escarpada sobre el apacible valle del río Tauber, circundada por bosques, praderas y suaves cuestas – y por la muralla de defensa de la ciudad. Casas con fachadas entramadas en amarillo, rojo y verde se acurrucan una contra la otra, subimos caminando el callejón de la montaña hasta el jardín del castillo, respiramos el perfume de los siglos, admiramos la torre de fermentación junto al estanque como si estuviéramos ante un cuadro, paramos para tomar una copa de vino Tauberschwarzo para saborear una "bola de nieve" de Rothenburgo, con una capa gruesa de azúcar en polvo.

Media hora más adelante nos espera Dinkelsbühl, la imponente catedral St. Georg que domina el paisaje sobre un laberinto de tejados y callejones sinuosos. Y ya seguimos:paisajes que se suceden bailando, valles de ríos salvajes, turberas altas y bosques espesos, praderas salpicadas de flores veraniegas. La iglesia Wieskirche está a tan solo dos pasos del "Pfaffenwinkel" (rincón de los curas). En su interior, resalta el estuco blanco de estilo "Zuckerbäcker" (barroco),los techos pintados de colores variados, delicados y maravillosos. Un poco más adelante, yates con sus velas desplegadas navegan en el lago Forggensee disfrutando de la brisa estival.

Los cuentos, ¿no terminan siempre en un castillo? Hohenschwangau observa amable. Neuschwanstein se alza delgado y majestuoso. La última página del libro de cuentos. ¡Qué lástima! Seguro que regresaremos, prometido.

Viticultura

La Ruta Romántica discurre también por propiedades vinícolas

El rey bávaro Luis II adoraba la región idílica de los prealpes que rodea a su castillo de cuento de hadas, Neuschwanstein.

Rothenburg ob der Tauber

Más romanticismo,imposible. Y quien se presente puntualmente por la noche, podrá dar una vuelta por los callejones sinuosos con el vigilante.

Forggensee

El mayor y quizá el más bonito lago embalsado de Alemania. Con un escenario alpino dramático y mágicos paisajes a la luz de la luna. Su secreto se encuentra en el fondo: una antigua ruta romana.

Dinkelsbühl

Magníficas casas patricias, el patio Hezelhof (fotografía) lleno de flores, la muralla original de la ciudad y, vigilando todo, la catedral St. Georg. Aquí el visitante se pasea directamente por la Edad Media.

Pfaffenwinkel

Ninguna otra parte de Alemania cuenta con tantos monasterios y tantas iglesias. La más bonita de todas: la iglesia Wieskirche en Steingaden. Mucho rococó, mucho estuco y pinturas multicolores en los techos. Todos los años acuden más de un millón de visitantes a este lugar.

Tour Alemania